La “Pirámide Invertida” del toreo en México y la psicología de las masas
- reset +

Diffusé par Adcash

Reloj Taurino







Calendario de Eventos

<< Julio 2018 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
        1
  2  3  4  5  6  7  8
  9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Sección Multimedia

PANTALLA TAURINA


VIERNESSABADO
15/Jul/201116/Jul/2011

Boletín Inter-Toros

Suscribete a nuestro boletín informativo y enterate de las novedades del Portal.

Nuestros Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy:230
mod_vvisit_counterAyer:116

Actualmente en Línea: 19

Búscanos en Facebook

JooTabs

Síguenos en Twitter





La “Pirámide Invertida” del toreo en México y la psicología de las masas

PDFImprimirE-mail

Visto: 1366 veces




El equipo de Inter-Toros crece día con día, en esta ocasión nos es grato presentar a un nuevo colaborador. Se trata del Sr. Eugenio Partida, reconocido escritor y escultor jalisciense, apasionado de la fiesta de toros y asiduo asistente a los tendidos de la plaza. Tendrá a su cargo una columna donde nos presentara artículos muy interesantes de su autoría..

¡Bienvenido!


La regla que se sigue en el toreo actual en México es una “Pirámide Invertida” que opera del modo siguiente:

A mayor torero, menos toro
A menor torero, más toro

¿Por qué? Si resulta obvio que esto va en detrimento total de la fiesta. Ya otros comentaristas y críticos han reseñado, no solo en este portal sino también en distintos medios, los últimos acontecimientos tanto en la plaza México como en la Nuevo Progreso de Guadalajara denunciando los evidentes fraudes que han cometido tanto empresa como toreros españoles en los cosos mexicanos, desde las dos plazas más importantes del país como son las que acabo de mencionar, hasta plazas “chicas” como Autlán de la Grana o la que quiera usted agregar, en las que se lleva a cabo ese fraude respecto al ganado que lidian y la consiguiente burla, perjuicio y deterioro de la fiesta.

Expliquémoslo: El torero español viene a México ligando varios compromisos que a su vez se enlazan con compromisos en Sudamérica. Faltando al respeto a sí mismo, a la fiesta que lo hizo figura, y luego al público que le da de comer “exige” o “escoge” o “acepta”---(da lo mismo) ganado que NO ES APTO PARA SOMETERSE A LA LIDIA, TRAICIONANDO ASÍ LOS FUNDAMENTOS DE LA MISMA, dando por hecho que al ser “figura mediática” llena el coso de espectadores de ocasión y villamelones, sabiendo que los “aficionados” o “conocedores” de la fiesta son de un número tan pequeño que sus voces se ahogan entre la celebración de la “figura” que lo pasa toreando---eso sí, evidenciando su gran rodaje y poder--- a toros descastados “actuando” el papel del “gran torero”, para, una vez ejecutado el cómodo numerito salir volando al auto o avión que lo llevará al siguiente compromiso donde se repetirá el numero y así unas cuantas veces más para finalmente salir volando a Sudamérica y terminar una gira de semanas que le generará muy buenos dividendos y donde el riesgo más grande que vivió fue el de circular por las carreteras mexicanas. Para luego, ya en España, con la cartera bien engordada por el fraude, cumplir compromisos serios en plazas que la figura de marras SI considera importantes y donde no le queda más remedio que jugárselas con ganado serio para seguir siendo “figura”.

En efecto, se llama fraude, falta de respeto, burla, etc.

Mientras esto sucede, por otro lado, la empresa pone ganado en la plaza que reúne las características del ganado bravo pero… a toreros con poco rodaje que obviamente no tienen el “nombre” para exigir su ganado.

Así, en estos días vimos a El Juli, Castella o Pablo Hermoso, con ganado de segunda, descastado y con todos los defectos y manipulaciones posibles aplaudidos por las masas que llenaron todos los cosos donde se presentaron, y por otro lado a toreros como Aldo Orozco---vaya como ejemplo---enfrentarse a toros bravos que pusieron en evidencia su falta de experiencia resultante obvia de su falta de rodaje en plazas grandes y ganado de primera.

Desgraciadamente la resultante de esta Pirámide Invertida no es otra que la muerte de la fiesta brava. El ahuyentar al aficionado y generar un público volátil y en realidad indiferente a la fiesta y sus fundamentos.

Todo esto no sería posible si no fuera porque para estos fraudulentos señores el elemento principal de la fiesta ha dejado de ser el TORO y el enorme legado artístico-cultural que es la fiesta brava, para dedicarse a atender a ese actual protagonista de la plaza: el público de ocasión y su aliado principal: el villamelón.

“Poderoso Caballero es Don Dinero”, dice el Arcipreste de Ita. Y en efecto, sin dinero no hay fiesta, la fiesta es un espectáculo costoso que no podría llevarse a cabo sin el elemento principal: el público que paga.

Pero una cosa muy diferente es la explotación de una figura yendo en contra de lo que sea y acabando con la fiesta misma con tal de recibir la recompensa inmediata de llenarse los bolsillos sin arriesgar nada o casi nada (sin toro bravo se reducen drásticamente los riesgos de cornadas, sin cornadas no hay riesgo de suspender la gira, ni gastos de hospital, ni por supuesto, riesgo de morir), y otra vivir y respetar la fiesta y su continuidad.

Eso es torear al público y no al toro.

Para el público de ocasión---que no es el mismo que el villamelón---no hay engaño, pues ignorante de la fiesta y sus principios, qué más le da que salga un toro manso o uno bravo si a lo que va es a tomar el sol, beber una cerveza, comer pepitas de calabaza, o sea, ver y dejarse ver en una tarde de toros con figura de moda igual como puede ver y dejarse ver en una tarde de fútbol, así que este tipo de espectador paga y recibe lo que pagó: estar en el lugar adecuado en una tarde VIP. Ni más ni menos. Digamos que este tipo de espectador está en el fondo de la escala taurina y sin embargo es el más importante simplemente porque es el más numeroso, el más atractivo para empresarios y figuras del torero “aunque la fiesta se muera”.

Y entre este público de ocasión se encuentra ese otro personaje conocido: el Villamelón.

Va esta estampa que lo diferencia del asistente de ocasión:

El villamelón puede estar diseminado en toda la plaza, pero el de esta estampa paga segundo tendido y está a la caza de una barrera desocupada. Cuando por fin se sienta pregunta discretamente como se llama el torero que no es la figura. Conoce la “Verónica” pero no la “Gaonera”, confunde el “natural” con el “derechazo” y luego, ya emocionado, ya indignado, dicta constantemente sus indicaciones al torero que no es la figura para que todo mundo se entere de su sapiencia taurina; da cátedra a la señorita de al lado y aplaude con entusiasmo todo lo que hace la figura, sobre todo si es español, y se indigna sobremanera en el puyazo y particularmente si un aficionado cuestiona a la figura. Luego no se le vuelve a ver por la plaza hasta la vuelta de algún otro “figurón”.

Sin embargo, el Villamelón no es tan numeroso como se cree. Lo que se persigue por tanto, entre empresarios y figuras, es esa suculenta combinación de “ocasionales y villamelones”, esa combinación que SI hace numero. Y “ocasionales y villamelones”, conforman lo que Elías Canneti en su estupendo ensayo “Masa y Poder” denomina, la “masa festiva”.

Cito:

“La atmósfera es de distensión y no de descarga. “Estar ahí” es la meta. Divertirse, no sufrir ni criticar, la densidad de el lugar abarrotado los alegra, se mueven constantemente, todos y por todo y no de uno en uno, se vive pensando en el momento de estar ahí con preparación, pues fueron preparados para ello y se les provoca como meta, una sola, divertirse y “adorar” al icono, cualesquiera que este sea, no otra cosa. Una sola función “estar ahí, divertirse y luego decir yo estuve ahí”, eso es todo”.

Y esto es lo que está destruyendo la fiesta. Esto es lo que la ha rebajado a mero espectáculo vacío, diseñado para movilizar masas alentadas por los medios, evitando así que surjan nuevas camadas de aficionados, y que se disemine el gusto y la cultura—que no es otra cosa sino una preciosa herencia cultural---para apreciar un arte que es tan complejo como la más elaborada de las artes y aún más.

Pero qué hastiado se debe de sentir el “Juli” de actuar para un público de ocasión y actuar el papel de figura con desplantes de valor ante toritos descastados ¿Para qué tomarse entonces la molestia de convertirse en figura? ¿Para luego traicionarse a sí mismo y a la profesión en aras de ese poderoso caballero don dinero? ¿Se dará cuenta que su actitud lo convierte en un agente destructor de la fiesta. Esa que le hizo alguna vez albergar ilusiones y que le ha dado lo que tiene? ¿Tanto necesita seguir engordando la cuenta como para convertirse en un mercachifle de sí mismo? Un torero a carta cabal no puede discriminar plazas ni toros. Eso no es ser figura. Eso no es tener vergüenza torera. Para un torero cabal no hay plaza chica y mucho menos país chico.

Y precisamente en el saber que existe el torero cabal y el toro bravo radica la diferencia entre el público de ocasión y el aficionado, que no es otra que la comunión con el ritual. Para el aficionado verdadero ha de realizarse de tal manera que el animal sea honrado como merece su casta, y por ende la admiración hacia el torero está revestida del heroísmo que se desprende de su hazaña artística ante un animal bravo en una comunión que los aproxima a los dos a la muerte. No puede ser de otra manera.

En efecto, todos los elementos de la fiesta son necesarios, si uno falta se cae el entramado. Y el público es por supuesto principal. Pero por el momento, hablando específicamente de la fiesta como una herencia cultural que debe preservarse y que para preservarse debe generar ante todo nuevas generaciones de aficionados, taurinamente hablando, quienes sobran, son, paradójicamente, las figuras españolas.

El aficionado no tiene otra opción si quiere preservar la fiesta más que seguir criticando, señalando y empujando en esa dirección. La pirámide invertida es una aberración que terminará por volver realidad la pesadilla: coso lleno de público aplaudidor, figura española toreando descastados y débiles de Bernaldo de Quiroz, un palero que arenga para que le exijan al juez orejas y la orquesta tocando ¡ay Jalisco no te rajes! coreada por un público bullanguero. Y del otro lado de la moneda, plaza casi vacía, ocasional corrida con toreros jóvenes y de poco rodaje ante toros bravos que los vapulean y unos cuantos aficionados ya casi convertidos en piezas de museo.

¿Qué no es pesadilla? ¿Qué ya está sucediendo?

¡Qué tristeza señores!



Más de este Autor
Más Artículos de este Autor
Noticias > Noticias
Presentamos las fotos de los novillos de la ganadería de Guanamé que se lidiarán el próximo domingo 21 de agosto en lo que será la tercera nov...
Noticias > Noticias
Presentamos las fotos de los novillos de la ganadería de Boquilla del Carmen que se lidiarán el próximo domingo 14 de agosto en lo que será la...
Columnas Recientes
Columnas y Opiniones Recientes
Columnas > Francisco Baruqui Michel
...
Opinión > Felipe Alvarez
...
Opinión > Gabriela Guevara
...
Columnas > Sergio Martin del Campo
...
Noticias Recientes
Noticias Recientes
Noticias > Noticias
Presentamos las fotos de los novillos de la ganadería de Guanamé que se lidiarán el próximo domingo 21 de agosto en lo que será la tercera nov...
Noticias > Noticias
Presentamos las fotos de los novillos de la ganadería de Boquilla del Carmen que se lidiarán el próximo domingo 14 de agosto en lo que será la...
Columnas Más Leidas
Las Columnas y Opiniones Más Leidas del Portal
Columnas > Genaro Amador
gamador@inter-toros.com Los toros son una fiesta enferma, y su cura es muy sencilla, requieren de: Verdad. Si bien es cierto existe un refrán popula...
Columnas > Arturo Berni Lozano
aberni@inter-toros.comErase una vez en la fiesta taurina, donde tarde a tarde asistíamos a la plaza, para ver derechazos y naturales, vulgares derech...
Opinión > Ramon Estrada
restrada@inter-toros.com Ahora resulta que la mayoría de los taurinos, llámese empresarios, ganaderos, algunos toreros y casi toda la prensa escrit...
 
Comentarios (9)
9 Viernes, 19 de Febrero de 2010 20:07
Carlos Borbolla


Congruencia, Seriedad, Respeto y Verdad en todo su escrito. Sr Partida lo ha bordado, este ensayo es el claro reflejo de lo que representa el estado actual que guarda la Fiesta en nuestro Pais.
8 Viernes, 19 de Febrero de 2010 14:44
Luis Manolo Vidrio


Excelente Artículo! Pero Hay esperanzas o de plano nos buscamos otra afición?
7 Viernes, 19 de Febrero de 2010 10:17
El Bombardero del Bronx


Ojo... me estoy refiriendo únicamnte al descastamiento de las ganaderías que también hay en España en cantidades industriales,y no al profesionalismo y a la seriedad con la que organizan y se dan los festejos allá, para eso mis respetos.
6 Viernes, 19 de Febrero de 2010 10:07
El Bombardero del Bronx


Si gusta le hago llegar todas las crónicas de esas ferias, por supuesto que éstas no son de chayoteros, porque allá también los hay y viera que bien ganan diciendo mentiras... ay le va algunos titulos que vi en un portal de esas corridas: "Ganadero, mate esas vacas", "¡Fuera esta empresa y sus mierda toros!", "imposible el toreo sin toros" "Bueyes de carreta" y así la mayoría...
5 Viernes, 19 de Febrero de 2010 09:54
El Bombardero del Bronx


Don Eugenio, totalmente de acuerdo con usted, pero ay le va una bomba, ya que muchos piensan que España es el cielo y no lo es tanto en cuanto a la bravura de los animales... y hablando de mansedumbre -no de trapio- el año pasado en Sevilla y en Madrid fue la ruina total, un verdadero desfile de inválidos y mansos en el 98% de las corridas que vi, así que...
4 Viernes, 19 de Febrero de 2010 07:31
Javier Aldana


Felicidades, Eugenio, Una autentica radiografía de un aficionado atento. Un escrito con vehemencia donde se puede oler a la gama de personajes (universales) que todos conocemos. En cuanto a las verdades vertidas de La Fiesta, pues no hay mas qué decir: que el último apague la luz...
3 Jueves, 18 de Febrero de 2010 20:20
Rodolfo Gaona I.


saludos don Eugenio, una verdad como un libro, felicidades por este excelente comentario y bienvenido.
2 Jueves, 18 de Febrero de 2010 19:58
Javier Angeles R.


Bienvenido Eugenio...llegando y tumbando caña, articulazo de puerta grande
1 Jueves, 18 de Febrero de 2010 19:37
Ramonete


Bienvenido Eugenio a inter-toros, es un gusto tenerte por aquí como compañero de trabajo y como aficionado a los toros... que te puedo decir, es tu primer artículo como colaborador con nosotros y ya cortaste tu primer rabo, enhorabuena por este excelente escrito!! ojalá que vengan muchos más... saludos.

venga el arte!!

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Tu dirección de correo:
Comentario:
  La palabra para verificación anti SPAM. Letras minúsculas sólamente y sin espacios.
Palabra de seguridad:
POLITICAS

RESPECTO A LOS ESCRITOS: Los escritos y opiniones presentados en este Portal son resposabilidad única de cada autor. No necesariamente reflejan la opinión de www.inter-toros.com

COMENTARIOS: Los comentarios que los visitantes realizan en los escritos son exclusiva responsabilidad de quien los emite. Queda estrictamente prohibido insultar, injuriar o hacer acusaciones que puedan afectar a terceras personas.